Personas que sueñan conmigo:

31 de enero de 2013

Capitulo 3.- {Let me love you}


*Recapitulando*
Justin me agarra de la mano, tirando de mí para sacarme fuera y no le tomo mucha importancia, seguro que lo hace con todas pero un calor extraño sube por mi cuerpo.
- ¿A dónde vamos a ir?-Le pregunto mientras subo a la parte
delantera de su coche.
- Sorpresa.-Sube a mi lado y me guiña el ojo izquierdo
acompañado de una picara sonrisa. ¡OH dios mío! ¡Que chico!
Capitulo 3.- {Let me love you}
Empezamos a recorrer todas y cada una de las calles de Atlanta sin yo saber muy bien hacia dónde me dirigía, ¿debería de importarme? quizás un poco, ya que si me pongo a pensar, estoy en el coche de un chico que conozco de apenas unas horas y no se absolutamente nada de él, sólo que es famoso o algo así.
Bastante impaciente decido preguntarle.
-¿Podrías decirme hacia donde vamos?-Le miro y él suspira.
- A ver nena, vamos a un lugar alejado.-Me tenso y lo nota, por eso ríe.- Lo hago porque no creo que quieras tener miles de cámaras a tu alrededor.
-Supongo que tienes razón..
Dejo caer un lánguido suspiro sobre mis labios y me acomodo
en el asiento del coche, ya me duele la espalda. Al final caigo en la cuenta de que mi duda no se ha resuelto: sigo sin saber a dónde me lleva. Creo que ya no tengo hambre, en mis tripas no hay rugidos sino hormigas haciéndome cosquillas sin cesar.
- Si quieres, podemos ir a mi casa.-Suelto de repente.
Vanessa, eres gilipollas, digo a mi interior mientras me pego una cachetada mental.
- Bien.-Mierda.- ¿Serias tan amable de dirigirme, señorita Britt?
Asiento levemente mientras enderezo mi cuerpo e intento
pensar la forma de dar la vuelta. Mi apellido suena demasiado bien cuando él lo pronuncia, hace que interiormente me derrita y me cueste respirar con normalidad.
-¿Y bien?-Dice interrumpiendo mis pensamientos.
-¿ah?-Le miro subiendo las cejas.-OH si si, en esa rotonda
de ahí tienes que girar a la izquierda.
Le indico señalando con mi dedo índice y moviendo la mano. Sigo diciéndole el camino a medida que vamos avanzando, a veces él se confunde y nos metemos en dirección prohibida, o él acelera
demasiado la velocidad y yo me asusto mientras Justin carcajea mostrando su perfecta y blanca dentadura. Pero después de unos cuarenta y cinco minutos conseguimos aparcar frente a mi casa. De nuevo los nervios aparecen nada más bajar de su
coche.
-¿Vives aquí?-Pregunta sorprendido.
-Emmm si...-Murmuro.
Saco las llaves del interior de mi bolsillo y camino avergonzada hasta la puerta. Mi casa no es para nada un lujo, por eso me arrepentía de haber invitado a Justin; el estaría acostumbrado a estar en sitios parecidos a palacios, con asistentas y todo eso... en cambio esto era una simplona y pequeña casa que afortunadamente tenia una puerta de entrada.
Pasamos a dentro, -yo delante de Justin- y por unos ruidos provenientes del salón, supuse que no estábamos solos.
-¿Vives con alguien?-Pregunto curioso mientras se desprendía
de su chaqueta de cuero negra.
- Con mi amiga.-Le sonrío levemente.
Justo cuando iba a llamar a mi compañera, esta aparecía por
la puerta con una bolsa de palomitas.
-¡OH DIOS MIO!-Grita alzando los brazos mientras escupe todas las palomitas que llevaba en la boca y la bolsa cae al suelo. Justin carcajea divertido.- ¿Puedo abrazarte?
OH claro, me olvidaba de que él ers famoso...
-Ven aquí anda.-Exclama riendo mientras se funde en un cálido abrazo con mi amiga.
Una vez que se separan, los presento formalmente.
-A ver, Justin ella es Débora tu mayor fan o lo que sea.-Ruedo los ojos.-Y Debi, tu ya sabes quien es...
-¡Eres una furcia!-Me pega en el hombro.- ¿Cómo no me dijiste
que ibas a estar con él?
-¡Yo no lo sabia!-Me defiendo.-Y no me grites, o probaras mi puño.
Alzo mi mano cerrada y le doy un leve toque en su hombro mientras intento mostrar una expresión de enfado, aunque finalmente acabo riendo.
Debi es mi única amiga, lleva con migo desde hace varios años y nunca me ha defraudado. Comparte la casa con migo, su vida no es algo fácil y prefiere quedarse aquí con migo en Atlanta a tener que vivir junto a
sus padres en una isla de otro continente....
-Bueno, ¿que os apetece comer?-Pregunta mi amiga una vez que
se calma y puede respirar con normalidad.
-Yo no tengo hambre, en realidad venia para
acompañarla.-Responde Justin.
-OH bien...-Digo mirándole.- ¿Quieres quedarte un rato o tienes planes?
Simplemente se lo pregunto por cortesía, no le iba a echar de la casa claro está, pero tampoco me apetecía que estuviera aquí. Me pone nerviosa su atenta mirada mientras gesticulo, hablo o simplemente me quedo distraída
con mis pensamientos; como ahora.
-Nos vemos otro día, ¿te parece nena?-Me dice agarrando la
manivela de la puerta.
-Supongo...-Le respondo débil.
-Bien.-Asiente.-Adiós Britt, ¡adiós Debora!
-¡Hasta otra Bieber!-Le grita mi amiga desde la cocina.
Y entonces, la puerta se cierra y él se va tras ella. Por fin mi cuerpo se relaja completamente y mi corazón vuelve a su ritmo cardiaco normal, aunque no por mucho tiempo, ahora venían las preguntas alocadas de mi amiga sobre cómo había conocido a Justin y por que hace a penas unos minutos estaba en el portal de mi casa. Arrastro mis pies con pesadez por el suelo y llego hasta la bancada de la cocina en dónde con un pequeño impulso, me siento.
- Ya puedes estar contándome pequeña ligona.-Me apunta con
el cuchillo de untar la Nutella.
Resoplo mientras pongo mis ojos en blanco. En realidad no tenía mucho para contar.
- ¿Te acuerdas de Alfredo?-Niega con la cabeza.-Alfredo Flores, mi amigo de la infancia.
- ¡¿ERA TU AMIGO Y NO ME LO DICES?!-Grita.
- Si bien, ¿me dejas seguir?-Hace un gesto con la mano para
que continúe.-Vale, fui con él hasta un estudio fotográfico, iba a aprender algunos trucos con la cámara y tal.-Cojo aire.-Y ahí fue cuando me entere de que tendría que hacerle yo misma las fotos a Justin, no fue para tanto ¿Sabes? Después de unas tres horas terminamos y se acercó a mí invitándome a comer, pero como
al parecer es un ídolo de masas pues no pudimos ir a ningún sitio y finalmente, vinimos aqui.
- ¿Y te gusta?- Suelta de repente dejándome aturdida.- ¿Te parece guapo?
- ¡No!-Exclamo.- Es decir, es muy atractivo, sexy y hermoso salta a la vista; pero no creo que llegue al punto de decir que me gusta.
- OH bueno…-Agacha la cabeza.-Pero si volvéis a veros promete que me lo contaras.
-Lo prometo, amiga.-Río.-Ahora, ¿Qué planes hay para hoy?
En realidad estaba algo cansada, pero con tal de evadir alguna pregunta más haría cualquier cosa. Podría perfectamente liarme de tal forma que al final acabara diciendo que me gustaba Justin, y no quería líos.
- ¿Día de películas?-Propone riendo.
- ¡Día de películas!-Confirmo chocando las manos con ella.

********************************
La tarde y parte del día se me pasó bastante lento, pero por
fin después de ver toda la colección de películas románticas que tenía Debi era libre, aunque igual no iba a hacer nada en especial, estaba agotada.
- Tía voy arriba a ponerme el pijama.-Le informo a mi amiga
mientras subo las escaleras con pesadez.
Llego a mi cuarto y me acerco hacia mi cama, meto la mano
debajo de la almohada y saco mi pantalón morado junto a su camiseta blanca.
Finalmente me lo pongo y abro las sábanas para meterme adentro… Hoy a sido un día
especialmente cansado, sobre todo por lo de esta mañana,¿quién podría decir que una chica como yo iba a conocer a un famoso guapísimo? Era tan imposible como que te tocase la lotería habiendo echado una vez en tu vida, algo asi.
Cuando mis ojos comienzan a entrecerrarse y el peso de mis párpados se me hace presente a medida que los segundos pasan, oigo un ruido que revoluciona totalmente mis sentidos. Vivo en un barrio en el que suelen haber frecuentes robos y no me sorprendería que alguien hubiese entrado ahora mismo.
Me levanto y busco el bate de béisbol que reposa en una. esquina del cuarto; lo coloco frente a mi cara y salgo por la puerta sigilosamente, consciente de que una chica tan delgada, debil y pequeña no podria hacer nada contra un ladrón.
-¿Debi...?-La llamo en susurros.
Pero no obtengo ninguna respuesta por su parte, todas y cada una de las luces estan apagadad y mi campo de vision es muy pequeño. De repente choco con algo o alguien y practicamente sin pensarlo golpeo con el bate.
-¡Gilipollas que soy yo!-Susura una voz femenina golpeandome en la cabeza.-¿Has oido eso?
-Si, casi muero del susto.-Sujeto mi arma con más consistencia, aunque se me resbala por culpa de mis sudorosas manos.
-A lo mejor era un pájaro que se ha dado contra la ventana o algo.-Dice con calma.-Volvamos arriba, tengo sueño y son las dos de la mañana.
- Está bien, pero si volvemos a oír algo llamamos a la policía.-Le advierto.
-Que si que si.-Me empuja subiendo las escaleras.-Hasta mañana.
Se mete en su cuarto dando un portazo y yo me quedo parada en el pasillo como si fuese una estatua, quería asegurarme de que no había nada abajo. Cuando pasan unos cinco minutos y no oigo absolutamente nada, decido volver a la cama exhausta. Entro a la habitación sin ni siquiera encender la luz, coloco con cuidado el bate de béisbol cerca de la puerta y antes de poder dar un paso más, alguien por detrás tapa mi boca con su mano impidiéndome gritar. Mi corazón sale despedido de aquí a la luna cuando siento su respiración en mi oído. Tengo el vello de punta.
- Hola, nena.-Susurra.-Siento haberte asustado...
----------------------------------------------------------------------------
Si has leido este capitulo da RT aqui :

https://twitter.com/DreamJustinDrew/status/296960417421488128

Espero que os haya gustado chicas, este capitulo es un poquito más largo y creo que menos mierda que el anterior, así que espero con ansias vuestra opinión. 
¡Un beso muy grande!

25 de enero de 2013

Capitulo 2.- {Let me love you}




*Recapitulando*
-¿Quien es él?-Pregunto dudosa. - Justin, Justin Bieber.-Me mira y ríe ante mi expresión de atontada. ¡HEY BIEBS VEN AQUI! Tengo una amiga que quiere conocerte. No. Mierda. El corazón se me dispara de aquí a la luna, ida y vuelta. ¿Por qué tengo que ser tan vergonzosa? Apuesto a que ahora mis mejillas poseen un color rosado o rojizo, le doy un pisotón a Alfredo y el chico este viene hacia nosotros corriendo. Ahora me siento pequeña, y mucho...

Capitulo 2.- {Let me love you}
El chico de pelo alborotado cobrizo  y ojos color miel se acerca hacia mí mostrando una encantadora sonrisa. Despierta Vane, me digo a mi misma agitando un poco la cabeza. Camino hacia delante con dificultad pues las piernas no hacen más que temblarme y he perdido toda mi inestabilidad. Por fin lo tengo frente a frente. OH dios mío, ¡es guapísimo!
-Hola.-Estrechamos las manos.-Soy Justin Bieber.
-Encantada.-Sonrío.-Vanessa Britt.
Y entonces, me quedo completamente embelesada en esos ojos mieles y esos perfectos dientes. Me pego una cachetada mentalmente para dejar de mirarle, y lo logro, aunque se que se ha dado cuenta.
-Bueeeeeno.-Interrumpe Alfredo.- ¿Empezamos ya?
Justin y yo intercambiamos una rápida mirada y él asiente con la cabeza. Caminando detrás de ellos dos, llegamos hasta unos grandes focos que iluminan una pequeña porción de toda la enorme sala. Hay algunas chicas jóvenes corriendo de un lado a otro buscando vete a saber qué, y varios hombres con cámaras de aquí para allá mientras murmuran cosas sin sentido alguno. Es un sitio estresante, para mi parecer.
-Toma Vane.-Me dice Fredo colocando una enorme cámara sobre mis manos.- A ver que sabes hacer.
-Pero yo... creí que sólo iba a mirar.-Le respondo algo nerviosa.
- Pues entonces creíste mal.-ríe.-Venga, empecemos.
Se aparta de mi lado y señala con el dedo índice a su compañero, a Justin. Yo le miro a él y le indico con un simple gesto, que se moviese a la derecha un poco. Así obtengo un buen enfoque y recoloco la cámara entre mis temblorosas y finas manos. Miro a través del objetivo y disparo un flash que captura una fotografía de Justin con las manos en los bolsillos de sus pantalones cagados y una reluciente sonrisa. Siento que esto es divertido, no hay presión y Alfredo me esta mirando con los ojos abiertos y una mueca en la cara transmitiéndome que lo estaba haciendo bien, de momento. Entonces cojo algo más de confianza en mi misma, y empiezo a tomarle fotos a Bieber sin cesar, cada imagen diferente y con un toque divertido.

**************
Después de casi tres horas y media, una chica con un moño alto y algo estirada, dice que hemos acabado por hoy y podemos tomarnos un descanso hasta mañana. No creo que vuelva a este sitio, ha sido divertido pero Justin me intimida demasiado y su cara mientras yo le fotografiaba no era muy agradable. Le caigo mal, mierda.
- No ha sido para tanto, eh.-Me dice Fredo tomando la Canon para guardarla.-Por tu cara, deduzco que estas cansada.
-Y hambrienta.-Añado.
-Bien, espérate aquí un momento, voy a hablar con Justin.
Le sonrío asintiendo con la cabeza en señal de aprobación y me quedo observando un enorme cuenco de gominolas en forma de ositos y el estómago emite un sonido. ¡Guau, si que tengo hambre!
-NARRA JUSTIN-
Estoy hablando afuera con Kenny, mi guardaespaldas más fiel, es un tío para mí y confío plenamente en él.
Atrás de mí se abre la puerta y noto cómo me tocan la parte trasera del hombro. Me vuelvo y allí esta Alfredo con cara de cordero degollado. Niego carcajeando con la cabeza; le conozco demasiado y sé que quiere algo. Quizás mi Ferrari.
-Man, tienes que hacerme un favor.
-Dime.-Cruzo mis brazos.
-Necesito que lleves a Vanessa a comer.-Suspira.-Y luego la lleves a su casa.
OH no, de eso nada.
-¿Estás de coña?-Exclamo.- ¡No soy un canguro!
-Justin...-Posa su mano en mi hombro y me mira expectante.
No soy una persona que suela aceptar cualquier cosa que me piden, y menos algo así. La niña esta ya es mayorcita para ir a cualquier sitio, comprarse el bocadillo e ir a su casa, ¿por qué tenía que acompañarle? justo hoy había quedado con unos amigos para comer.
-Está bien, iré con ella.-Mierda Justin, ¿que haces?
-¡Gracias tío!-Casi lo dice gritando.
Chocamos los puños y nos despedimos, él tiene que irse a una reunión y yo, bueno... yo tengo que ir a buscar a Vanessa para llevármela a cualquier sitio donde se pudiera comer y no hubiese mucha gente claro, soy Justin Bieber.
Le doy una mirada fugaz a Kenny y entro de nuevo a dentro. Entonces la veo a ella, hablando con un compañero del equipo animadamente, su sonrisa es amplia y hermosa, al igual que sus grandes ojos brillosos color café. No podía negar que era bastante atractiva...
-NARRA VANESSA BRITT-
Mientras converso con un chico de allí bastante simpático, veo por el rabillo del ojo cómo Justin viene hacia nosotros con un paso bastante ligero. Por un momento pienso que he hecho algo mal, pero simplemente estoy hablando con un chico. Va, respira. Intento no mirarle directamente a los ojos, porque sé que eso me pondrá más nerviosa.
- ¿Interrumpo algo?-Pregunta encarnando una ceja.
- Mmm no.-Respondo mientras me tiembla la boca.- ¿Pasa algo?
- Nada.-Se encoge de hombros.- Simplemente decirte que te vienes con migo, te voy a invitar a comer ¿si?
Eso si que no me lo esperaba en absoluto, ¿Justin Bieber invitándome a mí? ¿a una chica de pueblo a la que le apasiona la lectura, está alejada del mundo de la televisión y no tiene ningún amigo? ¿a mi enserio? A lo mejor está de coña, pienso. Pero su cara seria hace que me de cuenta de que no está de broma. 
- Vale.-Le sonrío.
Me he dado cuenta de que el chico con el que estaba hablando ya se ha ido, supongo que ha pensado que sobraba en esto. Justin me agarra de la mano, tirando de mi para sacarme fuera y no le tomo mucha importancia, seguro que lo hace con todas pero un calor extraño sube por mi cuerpo.
- ¿A dónde vamos a ir?-Le pregunto mientras subo a la parte delantera de su coche.
- Sorpresa.-Sube a mi lado y me guiña el ojo izquierdo acompañado de una picara sonrisa.
¡ Oh dios mio! ¡Que chico!
--------------------------------------------------------------------------------------
Si leiste el capitulo dale clik aqui:  

Bien, espero que os haya gustado el capitulo porque he intentado hacerlo un poquito más largo... Cómo veis tambien he cambiado la música asi que decidme que os parece.
¡Un Beso!

15 de enero de 2013

Capitulo 1.- {Let me love you}



Diez y media de la mañana.  El despertador no ha sonado y me despierto gracias a los pequeños rayos de luz que se filtran por mi ventana. Mierda. Llego tarde a la cita con Alfredo.
De un brinco me levanto de la cama y corro hacia el armario buscando unos jeans y una camiseta decente para ponerme. Afortunadamente la encuentro rapidamente entre todo el mogollón de ropa -algunas sin nisiquera usar- y me la coloco en cero coma. Comienza a sonar "Diamons" de Rihanna en mi movil y velozmente lo cojo sabiendo de quien se trataba perfectamente. Como suponía, era Fredo.
-Aló.-Respondo.
- ¡Vanessa! ¿dónde estas? ¡habíamos quedado hace media hora y aún estoy aquí esperando!
Respiro profundamente, suena algo cabreado y tambien, desesperado totalmente.
- Lo siento, es bastante informal por mi parte pero en diez minutos no más estoy alli.-Me disculpo.
- Está bien, diez minutos.
Cuelgo y deposito el móvil en el bolsillo derecho de mi pantalón, ahora si que tengo que darme prisa o Fredo se ira y perdere oficialmente mi oportunidad de hacer algo más que unas simples fotografias.
Cojo las llaves del coche que reposan en la mesita de la entrada y salgo lo más rapido que puedo hacia el Starbucks, estoy algo nerviosa puesto que Fredo es una caja de sorpresas y no sabía muy bien que ibamos a hacer. Él es como un hermano mayor para mi, puesto que aunque no estemos juntos; todos o casi todos los dias de la semana me llama para ver cómo me encuentro. Posiblemente la única persona que se preocupa por mi...
Llego al Starbucks y aparco justo en la puerta, allì está Alfredo recibiendome con una enorme y agradable sonrisa sobre sus labios. Yo le imito mientras camino hacia él con paso ligero y le tiendo un gélido abrazo.
- ¿Cómo estas Vane?-Me pregunta frotando una porción de mi brazo una vez que nos separamos. Le miro y me inclino para besar su mejilla izquierda.
- Fenomenal, ¿y tú?-Se encoge de hombros.
-Como siempre, ¿vamos?-Coge mi mano y yo asiento con la cabeza. Oh mierda, espero que no me lleve a ningun sitio fino porque voy vestida bastante informal. Miro mis supras blancas y rio, no se que haria sin ellas,¡las más cómodas del mundo!
- ¿ Que es lo que te provoca tanta risa señorita Britt ?-Pregunta mi amigo carcajeando.
-  Nada.-Le miro.- Ya sabes como soy, me causa gracia cualquier cosa.
Agacha su cabeza y rie flojo para que no se le oiga, me contagia y rio yo tambien, sólo que más fuerte y la gente nos mira, ¿pero que más da? asi soy yo.
Llegamos a un edificio bastante alto y con muchos ventanales. Maldigo para mis adentros pero entro con bastante rapidez siguiendo a mi amigo hasta llegar a una puerta custodiada por unos grandotes hombres negros de seguridad, uno de ellos me mostró una amigable sonrisa a lo que yo le correspondí.
- Buenos días Kenny.-Le saluda mi compañero.-He traido una amiga para que me ayude, no hay problema ¿verdad?
El grandullón carcajeó.
-Ninguno, pasad.
Se hace para un lado y nos adentramos en la grande y brillante sala llena de focos, una gran mesa con dulces, gente corriendo de un lado para otro y miles de camaras. Algo dentro de mi se encoge por dentro e inconscientemente me llevo una mano a la tripa. Fredo pasa un brazo al rededor de mis hombros.
-No estes nerviosa ¿si? como si estuvieras en casa.

- Esto es muy...-Ni siquiera encontraba palabra alguna.-Joder, ¿dónde estoy?
- Te he traido a una sesión fotografica mi querida amiga.
Justo en ese momento, una puerta de color grisacea y algo grande, se abre de par en par y sale un chico andando con bastante tranquilidad y serenidad. Rapidamente mis ojos se abren como platos y se quedan observando a aquel chico, aún desconocido para mi.
Fredo me da un codazo en las costillas y reacciono, posiblemente las gotas de baba habrian caido al suelo, pero es que era bastante atractivo y sexy.
-¿Quien es él?-Pregunto dudosa.
- Justin, Justin Bieber.-Me mira y rie ante mi expresion de atontada.¡HEY BIEBS VEN AQUI! Tengo una amiga que quiere conocerte.
No. Mierda. El corazon se me dispara de aqui a la luna, ida y vuelta. ¿Por qué tengo que ser tan vergonzosa? Apuesto a que ahora mis mejillas poseen un color rosado o rojizo, le doy un pisotón a Alfredo y el chico este viene hacia nosotros corriendo. Ahora me siento pequeña, y mucho...
-------------------------------------------
Bien ladies, hasta aqui el primer capitulo, espero que os haya gustado y como veis, Justin ya ha aparecido un poco asfhbvasdg en el proximo capitulo Vane y él ya se conoceran y todo eso jijiji. Un beso chicas!
PD: SI HABEIS LEIDO ESTE CAPITULO DADLE RT AQUI:

https://twitter.com/DreamJustinDrew/status/289997067647066112

3 de enero de 2013

Sipnosis.

Bueno, pues aqui estoy,me llamo Vanessa Britt y procedo de un pequeño pueblo situado al norte de Canada. A pesar de mi corta edad, 17 años, vivo completamente sola. No sé nada sobre mis padres desde los cuatro años y mi familia no parece dar señales de vida, aunque tampoco es que me importe mucho ya que he pasado así toda mi corta vida.
Me dedico a la fotografía, siempre llevo la camara encima dispuesta a enfocar todo aquello que pasa ante mis ojos y asi, me gano algunas monedas para poder alimentarme.
En unos días, tengo una especie de cita con un amigo de la infancia, Alfredo Flores, que me enseñara a mejorar un poco mis técnicas y algunos trucos. No se por qué, pero tengo el presentimiento de que todo va a cambiar, y creo que ya es hora...